Sunday, June 16, 2013

It's freedom, he's freedom

Es otro tipo de sonrisa, una que ha estado todo este tiempo a mi lado, esperando pacientemente a que por fin decidiese superarte y superarme poco a poco, y es que desde que le conozco, por una vez siento que soy más que suficiente para alguien, por una vez no tengo que esforzarme, puedo estar relajada, tranquilamente compartiendo la cama sin necesitar ninguna ropa que me cubra, no siento vergüenza acerca de mi misma, ni de mi cuerpo, puedo estar tranquila porque sé que siendo exactamente como soy valgo más de lo que tú me mostraste, y ¿sabes qué? Soy feliz cuando me veo reflejada en esos ojos azules, completamente feliz, tan feliz que ya casi ni recuerdo todo lo que vino antes que esto. Me da un miedo atroz, pero es demasiado bueno como para no dejarse llevar, ¿no crees? Quizás este sea mi golpe de suerte.

Thursday, June 13, 2013

If I don't love you anymore, then what?

Ha sido un pensamiento esporádico, una de las millones de preguntas estúpidas que me hago al cabo del día y es que, si ya no te quiero a ti, entonces qué?

Saturday, June 1, 2013

I miss missing you.

"Y sí, el tiempo pasa y yo sigo en el punto de salida." Y el tiempo siguió pasando, y las cosas empezaron a cambiar, empezamos a avanzar y ahora, ahora las cosas son tan distintas que hasta me hace gracia. Si dijera que te voy a echar de menos, mantiría, y es que ahora mismo solo puedo decirte que echo de menos echarte de menos, pequeño. Una pena que una vez que las cosas cambian, nunca vuelvan a ser iguales, porque hay veces que te juro que echo de menos esa rabia que me daba no poder tenerte, ese estrangulamiento en las cuerdas vocales cuando te veía, ese irremediable nerviosismo al escucharte hablar cerca mía. Echo de menos quererte de la manera tan dramática y desorbitada en la que te quería, dond cada palabra era un mundo, y lo único que podía conmigo eran tus largos silencios. Echo de menos esa inexplicable y estúpida química que teníamos y la capacidad de mantener conversaciones durante horas sin cansarnos. Echo de menos mi mundo irreal en el que todas mi preocupaciones emanaban de ti... La vida era mucho más fácil cuando eras el foco de mis problemas, ahora echo de menos todos esos sentimientos horribles que hace no mucho echaba de más; y es que la vida real es mucho más dura que un romance exagerado en la cabeza de una adolescente, las preocupaciones que me invaden ahora son mucho más complicadas de resolver y me provocan muchos más dolores de cabeza.
Miro a mi pulgar,  girándolo de lado a lado, observándolo. Sigue siendo ridículamente enano, mi mano, de hecho, no ha cambiado desde que tengo cinco años y por tanto, mi pulgar sigue sin cubrir la luna por completo, pero es que creo que ya no me interesa para nada alzar mi pulgar para cubrirla y créeme que eso, eso me provoca más miedo del que debería.

Followers