Monday, November 28, 2011

Another twenty-seven.

Y sí, el tiempo pasa pero yo permanezco en el punto de salida. No me muevo, mis pies están cementados al suelo, quiero seguir adelante pero me es imposible moverme, hago fuerza con las piernas, pero mis pies no me responden. Creéme, más que yo no quiere nadie dejar esto atrás, pero por más que lo intento no puedo. Porque hace un año hoy me hiciste sentir la persona más especial del universo, porque aún hoy recordandolo sonrío. Por mucho que haya pasado, nunca seré capaz de agradecerte ese momento, me hiciste sentir especial, algo que nadie nunca había logrado. Fuiste esa persona, esa persona que estuve buscando tanto tiempo, desde el primer momento lo supe, desde el primer momento en que crucé miradas contigo, supe que serías Él. Recuerdo cada momento, cada sonrisa, cada palabra, cada llamada, todo, y eso precisamente es lo que hace que sean tan complicado olvidar.Una parte de mi quiere seguir recordando, quiere seguir buscándote sin importarle el precio a pagar; pero hay otra parte que me empuja a querer salir adelante, otra parte que me hace ver que eres un vicio que me mata por dentro, que eres mi marca de heroína que me tiene enganchada por alguna extraña razón y que lo único que puedes llegar a aportarme es dolor. Sí he derramado muchas lágrimas, y sí quizás hay momentos en los que lo sigo haciendo, pero cada una de esas lágrimas contienen parte de mis sentimientos y cada una de esas lágrimas me ayudan a desechar parte de tu ser que se incustó tan adentro del mío. Yo no sé si llegué a conocerte, lo que sé es que lo que conocí, me basto para no querer conocer a nadie más, me mostraste ser una persona contraria a los comentarios de la gente, pero también me demostraste que eras justamente lo que me había advertido, pero te puedo asegurar que tú si que me has conocido a mi, que poca gente ha visto a la persona que tú has visto y que poca gente ha escuchado de mí lo que tú has escuchado. Sí contigo era yo misma, contigo mis complejos se hacían insignificantes, contigo todo se veía más claro, y ahora sin tí no es que vea todo oscuro, claro que no, tengo mucha luz a mi alrededor, tengo mucha gente que se preocupa por mi, pero esa precisa tonalidad, ese tono especial, ya no está. Sé que no leerás esto, sé que esto no sirve de nada, pero también sé que esto es necesario, es un paso más, yo lo necesito, necesito admitir todo lo que no he admitido en meses, necesito levantar temas tabús de los que no he podido hablar, debo nombrar todo lo que no he nombrado, porque decir que me da igual sería mentir demasiado y decir que no hecho de menos los hoyuelos en tus mejillas cuando te reías, y que no hecho de menos tu voz, sería algo parecido a la blasfemia, pero sé que volver a tener eso es imposible, es la negativas más rotunda que pueda existir. Porque tu sonrisa la última vez ya no era igual, tus palabras ya no eran las mismas y tú me demostraste no ser el mismo, y a ese Tú que ví por última vez, no deseo verle ni en pintura, prefiero quedarme con el recuerdo de unos Nosotros de antes, cuando ni tú ni yo éramos nada parecidos a ahora, cuando todo parecía más fácil. Sí, te dejé escapar, pero tú a mi también, el destino tenía otros planes para nosotros, pero aún así, un año después, el destino no ha querido dejarme olvidar. El tablón de mi día 11 era: Una foto de algo que odies, y en parte eso es lo que hago, porque lo que más odio es saber que te tuve entre mis brazos y que fuí tan tonta de dejarte escapar, pero eso no se puede fotografiar.

"Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate:
¡así no te querrán!"
-Gustavo Adolfo Bequer.


Another twenty-seven without you...

Sunday, November 27, 2011

One.

EN UN AÑO PUEDEN CAMBIAR MUCHO LAS COSAS. 
HAY OTRAS QUE NO CAMBIARÁN NUNCA.

Saturday, November 12, 2011

The taste of salt.

Miras al frente, sabiéndo que en cualquier momento las lágrimas que empañan tus ojos se desbordarán. Andas deprisa sin mirar atrás, buscando una salida, un escondite. Agacharías la mirada pero sabes que si lo haces las lágrimas se desbordarán y recorrerán tu mejillas, dejándo su rastro hasta que desaparezcan en el cuello y no lo puedes permitir, hay mucha gente, muchos testigos. La gente intenta pararte, pero los evitas, dedicándoles una falsa sonrisa y sigues tu camino, el pasillo se te hace eterno, miras hacia todos los lados posibles, buscándo tu escondite, tu sito donde puedes estar a solas contigo misma, para poder soltar esas lágrimas que no puedes retener más en tus ojos, esas lágrimas que están luchándo por salir. Agarras los libros fuertemente contra tu pecho, apretando los nudillos hasta que están blancos. Con forme te vas acercando más, las lágrimas ya no pueden conternerse más, y corres hasta llegar a tu escondite. En cuanto te sientas y cierras la amarillenta puerta un torrente de lágrimas invade tu cara, no puedes más, lo sueltas todo. Toda la rabia, la impotencia, todo lo que no puedes gritar, todo por lo que no puedes patalear y tirarte al suelo, lo sueltas através de esas pequeñas gotas de agua saladas. Algunas recorren toda tu cara hasta alcanzar tus labios, saboreas la sal, la acidez de ellas. Intentas permanecer lo más en silencio posible, pero no puedes evitar que algún suspiro escape de entre tus labios. Una vez que ya no puedes saborear más agua salada en tus labios abres la puerta, dejas los libros en el lavabo, te limpias cualquier evidencia que pueda probar lo que acaba de ocurrir, te miras al espejo y sonríes, pero tu sonrisa no termina de encajar con tu cara. Lo vuelves a intentar, esta vez sí, estás lista para convencer al mundo de que eres la persona más feliz y plena que hay. Al salir, miras la familiar puerta amarillenta una última vez y te despides, "Hasta la próxima."

Tuesday, November 1, 2011

Destiny is wise.

Si, lo reconozco, hay muchas veces que deseo con todas mis fuerzas que lo que pasó hubiese sido una pesadilla, despertarme y que no existas, que toda nuestra historia haya sido producto de mi imaginación, que tú no seas real y que todos los recuerdos tampoco, y que a las horas de despertarme lo haya olvidado todo y quede como un sueño más, sin importancia. De hecho, aún hoy veo extraño que entre nosotros hubiese tanta complicidad, de hecho de me hace dificil imaginarnos tan próximos el uno al otro, tan compenetrados, no, simplemente ya no lo veo. Es cierto que aún cada segundo contigo lo llevo conmigo, si, porque no es algo que sea fácil de olvidar, hay cosas que me recuerdan a tí, a nosotros, o simplemente a ese periodo de tiempo, que siempre lo consideraré una etapa feliz, etapa pasada, pero feliz. Nadie a conocido a la persona que tú conociste, porque sí, contigo yo era distinta que con los demás, tú me hacías cambiar, nadie conoce la parte de mi que tú conociste, y nadie la conocerá. Otros verán otra parte de mi, pero no esa, esa te pertenece. Muchas veces me imagino qué hubiese pasado si no te hubiese conocido, no hubiese vivido esa etapa feliz, pero de esa etapa feliz han derivado otras millones de etapas tristes, grises, que me dan miedo hasta recordar.
Ayer me miré al espejo y me pedí consejo, me dije, ¿te mereció la pena? ¿Te mereció la pena todo el sufrimiento por tener ese mes perfecto? ¿Te ha merecido la pena tirar un año a la basura? No dudé ni un segundo, sí, me mereció la pena. Me mereció la pena haber llorado, haber gritado, haber perdido el tiempo, porque todo merecía la pena con tal de tener un segundo más contigo, si, es cierto, porque por primera vez supe lo que es querer a alguién, y eso es algo por lo que te tengo que dar las gracias. ¿Ahora? Ahora que sé que todo me mereció la pena, ahora que sé que todas mis lágrimas, para mí, sirvieron de algo, saber que eso me enseñó, que me hizo crecer, me reconforta. Lo admito, te quise, y por primera vez he podido escribirlo en pasado, te quise, te quise muchísimo, más de lo que tú ni nadie nunca sabrá y ahora, ahora tengo otras prioridades, el destino tiene un plan tremendo para mí, lo sé, porque ya he pagado por todos mis errores, asi que el karma me debe una historia feliz, y no, tú hace tiempo que no formas parte de ella, de hecho hace tiempo que no formas parte ni de una historia ficticia conmigo, hace tiempo que establecí el tiempo pretérito a todo en cuanto a tí se refiere.

Followers