Saturday, July 23, 2011

Strength.


Por fin. Por fin solté el aire y lo tomé de nuevo. No, no te he olvidado, y no, sé que no habrá nadie como tú, que todo lo que me gusta de ti no lo va a tener nadie más, pero por fin he visto que hay más mundo que tu mirada y que tu risa. Todavía no he conseguido mi meta, pero siento que cada vez estoy más cerca, a pasitos de bebé pero poco a poco. Sé que puedo con esto, sé que puedo levantarme con la cabeza bien alta y mirar tus ojos y escuchar tu voz sin derrumbarme. Cada vez pienso menos en lo que fuimos y lo que nunca más seremos, aunque en mi memoria guardo cada microsegundo que pasamos juntos, cada palabra, cada suspiro, pero eso ya no importa, eso quedó en el pasado. Cada vez estoy más cerca, cada vez estoy más cerca de desintoxicarme de tu presencia, de quitarme esta adicción fuerte a la que me enganché sin saberlo, ya he pasado tres días de mono, ahora todo va a ser más fácil, ya no vas a poder conmigo, ya soy más fuerte que tú y tus ojos marrones.

Thursday, July 21, 2011

Dear me.


¿No eras tú la que decía que vivir era tomar riesgos, y que tomar riesgos implicaba equivocarse? Estoy segura de que eras tú, osea, yo, ¿qué te pasa? ¿Por qué ahora que has tomado riesgos y te has equivocado, ahora que has arriesgado y has perdido, por qué ahora te cuesta tanto admitir la derrota? En la vida se aprende a base errores, ¿no? Eso decías, osea, decía. ¿Por qué no puedes olvidarte? ¿Por qué no puedes, osea, puedo pasar página? ¿Por qué te encierras en tu habitación sin querer saber nada del mundo? ¿Por qué te dejas derrumbar, osea, por qué dejas que me derrumbe de esa manera?
Si, es cierto que era yo la que decía que el camino era rocoso y lleno de altibajos, era yo la que decía que en la vida se aprende a base de golpes, que siempre se debe pasar página y no mirar atrás; pero eso no quita que me tropiece con las rocas que hay en el camino, eso no quita que en los bajones esté mal, eso no quita que los golpes duelan, eso no quita que hay paginas que se puedan pegar y eso no quita que el pasado a veces vuelva a ti. Todo eso, duele y te derrumba, pero pasará porque, como he dicho, osea, has dicho muchas veces, el tiempo, si algo hace es olvidar.

Tuesday, July 19, 2011

Friday Night.


Te miras una vez más al espejo. Te retocas ese mechón de pelo que está fuera de su sitio y le sonríes al espejo, estás perfecta y lo sabes. Miras el reloj, deseando que sea la hora, pero todavía queda mucho, empiezas a pasearte de lado a lado deseando que los minutos vuelen. Te montas en el coche y conforme te vas acercando notas como el corazón se choca contra las costillas. Te muerdes las uñas pero recuerdas que te las acabas de pintar y la pierna empieza a temblarte. Estás en la puerta y hay mucha gente, de nuevo buscas ese mechón de pelo que siempre se escapa de su sitio y te aseguras de que está dónde debe de estar. Estás decidida a entrar, con la oscuridad no distingues a la gente, ves algunas caras conocidas, pero no la cara que buscas, no la cara por la que llevas una hora arreglándote y por la que tu corazón palpita a mil por segundo. Las manos te sudan y te pones nerviosa; miras hacia todas las direcciones posibles, buscas entre los grupos de gente, buscas esa cara, buscas esa voz, esa risa y de repente la encuentras. Una sensación te invade el estómago, no son como mariposas, es como angustia, la cabeza te da vueltas y lo único que quieres hacer es acercarte. Coges aire y sigues tu camino, intentando hacerte notar, que se fije en tu presencia, empiezas a ver a las chicas de tu alrededor, más guapas, con mejor pelo o mejor ropa que tú y lo que antes te parecía la perfección en el espejo no llega a mediocridad, ¿y si se fija en ellas antes que en mí? De nuevo intentas convencerte de que vas preciosa, pero ya no causa el mismo efecto. Ves a gente conocida y te paras a saludar, pero realmente estás pensando en dónde estará esa persona, esa persona que hace que tus diez centímetros de tacón merezcan la pena. La noche va transcurriendo, vas por la tercera copa y el quinto cigarrillo, estás por darte por vencida, una angustia vital invade tu cuerpo, solo quieres correr, salir de allí y meterte en tu cama; te preguntas por qué estás allí y te das cuenta de lo patética que eres; todos tus esfuerzos en reencarnar la perfección para nada. En ese momento, las luces, el agobio, la gente, el calor, te sobran; estás dispuesta a salir, cuando esos ojos marrones encuentran los tuyos, ves como tu sonrisa  favorita se va dibujando en su cara y cómo otra se forma en la tuya; le giñas el ojo. En ese momento todo tu esfuerzo merece la pena, porque de entre todas las chicas que hay, te ha elegido a ti, una vez más. Sales fuera y sientes como él te sigue, no necesitas nada más; la euforia del momento te invade, quieres abrazarle, tocarle, besarle, todo a la vez, quieres quererle más que nunca. Estáis solos, en ese momento te da igual que el cielo se junte con la tierra, nada más que existís él y tú y no necesitas nada más.

Can’t you hear my silenced shouts?


¿Has probado alguna vez a gritar en silencio? No es muy complicado, yo lo llevo haciendo mucho teimpo. Grito tan en silencio que ni yo misma me oigo, hace poco que me senté para intentar escuchar lo que decía, y me di cuenta de que eran gritos enfurecidos, un cúmulo de sentimientos que luchaban en mi interior y que yo misma, por no hacerme daño había silenciado. Sentimientos que yo misma había negado millones de veces, sentimientos que nunca pensaría que llegase a sentir más. Tanto tiempo los estuve negando que fueron subiendo de volumen, pero aún así seguían en silencio. Escúchate, hay veces que hasta tú mismo te sorprenderás de lo que puedes sentir, escucha tus gritos silenciados, no dejes que sigan gritando en silencio, si no cuando alguien los oiga gritarán tan fuerte que no podrás oír nada más.

Monday, July 18, 2011

Dare to.

El ambiente se corta con un cuchillo, puedes sentir su respiracion en cortos suspiros, puedes oler su aliento, puedes sentir su corazón latiendo cada vez más rápido. Oyes tu pulso en tus orejas, latiendo más rápido aún que el suyo. Hace calor, y sientes como tus mejillas están sonrojadas, estais tan cerca, tan próximos el uno al otro, pero ninguno de los dos se aproxima más, pero tampoco se aleja. Estas a escasos centímetros de lo que llevas ansiado mucho tiempo, a escasos centímetros de empezar una nueva historia, escasos centímetros, que parecen kilómetros. Atrévete, piensas con rabia. ¡Atrévete! le gritas con la mente. Pero él permanece quieto.
"Atrévete", susurran sus labios rozando los tuyos, "atrévete a equivocarte." Tus piernas te tiemblan, tu corazón no te deja oir nada más, cierras los ojos y te atreves, por que sabes que no te vas a equivocar.

Want to play with me? Everybody does, I'm the new doll.

Soy una muñequita de trapo, al principio todos querían cogerme, tocarme, abrazarme, pues era una muñeca nueva. Mis trenzas castañas estaban intactas, mis lazos en perfecto estado, mi vestido impecable, mis zapatitos brillantes, y mi sonrisa bordada era espectacular, todos me querían. Un día, un niño se decidió a comprarme, pasabamos los días juntos. Él me quería, y yo a él, no me podía imaginar ningún futuro sin él; jugabamos juntos, nos reíamos juntos...  Con el paso del tiempo el niño cada vez jugaba a juegos más peligrosos, y sus bromas ya no me hacían tanta gracia. Venían sus amigos y jugaban conmigo. Pasaba el tiempo y cada vez me hacía más vieja, mis trenzas estaban deshechas, mis zapatos llenos de barro y mi vestido lleno de agujeros. El niño se fué olvidando de mí, ya nadie me quería, ya no era nueva y reluciente, nadie quería abrazarme. El día llegó en el que el niño me tiró a la basura; ya se había cansado de jugar conmigo, quería otra muñeca nueva con la que jugar. Antes de deshacerse de mí, miró mi rostro rasgado y soltó una carcajada, lo miré y le pregunté: "¿Por qué? ¿Qué ha pasado con nuestros juegos, nuestras risas? Estoy dispuesta a jugar a lo que sea con tal de estar contigo,¡lo que sea!." Me miró una vez más y solto otra carcajada y cerró el cubo de basura. Ya nadie me quería, estaba usada, vieja y fea; lo único que se mantenía era mi sonrisa bordada, sin significado, sin sentimiento ahora que él no está.

Followers