Friday, December 30, 2011

Sometimes I wonder

if love is worth fighting for, but then I remember your face and I'm ready for war.

Memories.

Hasta ahora cada vez que he recordado algo  he sentido tal nostalgia que lágrimas como puños bortaban de mis ojos. Sentía tanta rabie e impotencia al no poder volver a aquel recuerdo que gritaba de dolor con todas mis fuerzas. He pegado tantos puñetazos a la pared que el dorso de mi mano es insensible a cualquier cosa,  me he arañado las piernas con las uñas y luego me las he arrancado hasta quedarme casi sin ellas de la rabia que me hacía sentir no poder volver a tener mi pasado perfecto, donde tenía a lo que yo más he querido. He llorado durante horas, desesperadamente en la cama, sin dormir, dejándome los ojos.
 No, no me avergüenza admitirlo, porque si alguién se burlase de esto, es que desconoce la mitad de la historia, no se imagina ni una milésima parte de lo que yo he llegado a sentir, de lo que yo he amado, quien pudiera burlarse de esto es que nunca a estado ni siquiera cerca de amar a alguién. Yo mantengo la cabeza bien alta, y no se me caen los anillos al admitir que esta ha sido mi realidad, que no ha sido fácil, pero hoy por fin he recordado todos esos momentos tan dolorosos y me he reído, porque al fin y al cabo, como un día me dijeron, ¿por qué llorar recordando momentos que son... bonitos?
Hoy he echado la mirada atrás y me he reído, he sonreído de esos recuerdos. He sentido nostalgia, por supuesto que la he sentido, pero ya nada me hacía querer llorar, nada me aprisionaba el pecho, la vista no se me nublaba, no, todo lo contrario, recordaba sin miedo, volvía atrás y daba gracias por poder haber vivido esos momentos, porque pocas personas los tienen.
Sí, admito ser una persona normal y corriente. Sí, admito haber llorado desalmadamente por alguién a quien amaba. Sí, admito que me ha estado doliendo mucho tiempo, pero ¿acaso no es lo que pasa cuando te enamoras? Nadie elige de quien enamorarse, nadie elige cuanto tiempo ha de estarlo, simplemente ocurre. Si no sabes de lo que hablo, algún día lo sabrás, y te acordarás de mis palabras.

Monday, December 26, 2011

My everything.



Cierro lo ojos. Siento el sol dándome en la cara, calentándome el pelo y noto como mi piel va absorviendo vitamina D. Noto como la brisa marina me alborota el pelo, pero me da absolutamente igual. Cojo aire y en él huelo la sal. Pienso en que no tengo nada mejor que hacer que estar aquí sentada, en mi sitio favorito, encima de una roca que está justo al borde del mar. Estiro las manos y las pongo encima del suelo, abro los dedos de las manos y dejo que la arenilla rojiza las ensucie. La roca donde estoy se mete un poco dentro del mar y está alta, se ve todo, el mar, el horizonte, los barcos navegando chiquititos, la playa, la gente del tamaño de una hormiga. No estoy viéndo ninguna esas cosas puesto que tengo los ojos cerrados, pero no me hace falta tenerlos abiertos para saber que es así, que en el momento en el que abra los ojos será todo exáctamente como me lo imagino, he mirado ese paisaje tantas veces que me lo sé de memoria, puede ser de día o de noche, puede ser invierno o verano, aquí en esta roca, no me pierdo, me sé cada hueco, cada recoveco, podría andar sobre ella con los ojos cerrados. Oigo a las gaviotas gruñendo a lo lejos, y puedo verlas, exáctamente donde están posadas, cuando callan, oigo como rompen las olas contra los bordes de la roca, como al chocar la ola contra el borde se rompe en millones de gotas de agua y como al caer fluyen por los recovecos y riachuelos de las rocas que hay a los pies de mi gigantestca roca y siento la urgencia de salir corriendo y tirarme al mar, de sentirlo abrazar mi cuerpo, de moverme líbremente en él, sin miedos, sintiéndo como las corrientes mueven mi cuerpo. Finalmente abro los ojos. Al principio los tengo que entrecerrar ya que la luz me abruma pero, una vez que se han adaptado, mis ojos recogen todos las distintas tonalidades de azul del mar, todos los tonos chillones de la playa, todo, y es precioso, aún más precioso que como lo recordaba. Miro alante y veo la perfección, el horizonte, donde se junta el cilo y el mar, una línea recta, sin imperfecciones, sin fallos, un corte limpio, recto, aún más perfecto de como lo recordaba, y sé que este es mi sitio, aquí es donde me quedaría si tuviese que elegir un sitio en el mundo, aquí sobre esta piedra rojiza, este es mi escondite que está tan a la vista. Miro una vez más todo, la majestuosidad en la simpleza y sé que pertenezco aquí, en mi roca, con mi mar, mi sol, mi playa y mi domingo.

Monday, December 19, 2011

Lust for life...?

¿Por qué me cuesta tanto sentarme a escribir cosas positivas? Tengo que pensar palabra por palabra lo que voy a escribir, y cuando termino me quedan palabras vacías, huecas, sin sentimiento. Lo único que veo son una serie de palabras, un párrafo de diez líneas como mucho que no significa absolutamente nada, sin embargo cuadno escribo sobre cosas que me duelen, sobre el pasado, las palabras fluyen, cobran vida, hacen piruetas, mis sentimientos se apoderan de mis dedos y empiezan a teclear como unos locos, yo desconecto, no pienso en lo que escribo, simplemente tecleo las palabras que me vienen a la mente. Es como si al pintar un cuadro lo único que hiciera es abrir las témperas y mojar la brocha en ellas, y que al agarrar la brocha ella se moviera sola, parece que no va a salir nada de ello, que lo único que se verá es una  masa de palabras sin sentido, pero al coger un poco de perspectiva ves que no, que el cuadro es más bello que aquel que pintaste con esfuerzo y precisión. Sé que eso es una realidad, pero no la entiendo, no la entiendo porque hace unos meses yo podía escribir entradas que aparte de bellas fuesen agradables, bonitas. De hecho, este blog estaba dedicado a subir el autoestima, a promocionar la positividad, de ahí el nombre "lust for life", lujuria por la vida, ganas de vivir, pero no sé en qué momento este blog de color rosa empezó a tener entradas tan oscuras. Este blog no pretendía llenaros la cabeza con mis problemas, solo pretendía subir el ánimo. Ahora, solo espero algún día volver a aquellas primeras entradas, que las entradas llenas de luz también tengan sentimiento, pero de momento no va a ser posible, lo siento.

So let's live.

Saltar, bailar, reír, cantar, vivir. Voy a hacer todo lo que debí de hacer hace mucho tiempo, voy a vivir sin importarme lo que pueda pasar, voy a disfrutar del momento sin importarme las consecuencias que acarreen mis actos. Voy gritarle al cielo que soy feliz, voy a sonreírle a la gente que me cruce por la calle, voy a mojarme cuando llueva, voy a ponerme los cascos cada mañana y subir el volumen a tope y cantar las canciones, desafinando todo lo posible, voy a bailar como una imbécil cuando pongan esa canción que me eriza la piel, voy a apoderarme del tiempo y voy a aprovecharlo a mi manera, como yo quiera, sin que nadie diga nada. Voy a echarme fotos hasta que se me caigan las manos de tanto sujetar la cámara, voy a reír más que nadie, voy a salir a la calle despeinada y me va a dar igual, voy a quererme tal y como soy, porque nadie, nunca me va a poder cambiar. El tiempo es un bien que escasea, así que equivoquémonos, riámonos, lloremos, tropecémonos y volvamos a levantarnos, en fin, vivamos. Estad dispuestos a todo, a hacer el ridículo, a reír mientras tengas oxígeno para respirar, a cantar a todo pulmón por mucho que desafines, a comer lo que quieras sin importarte nada. Estad dispuestos a cualquier cosa, incluso a enamoraros, a amar con todas vuestras fuerzas, porque como dije hace tiempo, "el mundo lo que necesita es gente que salte al vacío sin importarles lo que viene después", gente que no tenga miedo a lo que pueda pasar mañana, gente dispuesta a arriesgarlo todo incluso sabiendo que hay un cincuenta por ciento de posibilidades de perderlo todo. Así que vivamos, seamos felices, amemos hasta el último suspiro, gritemos hasta dejarnos la voz, riamos hasta que nos duela la barriga, porque "la vida son tres días y vamos por el segundo, dibuja una sonrisa para el mundo" y que "si algo duele nada es para siempre, asi que vive y sé feliz, man, vive y sé feliz". 

Thursday, December 15, 2011

The leaf didn't let me see the woods.

Me ofusqué. He estado tanto tiempo cegada, tanto tiempo convenciéndome de que Él era mi vida entera. Lo fue, pero eso ya es historia, hace mucho tiempo que lo es. He estado tanto tiempo viviéndo en el pasado, recordándo momentos que nunca jamás se repetirán, y creyendo que podía estar así siempre, viviéndo de mis recuerdos, sin avanzar, pero hoy he visto más allá, he visto el bosque. Él era la hoja que me cegaba y no me dejaba ver el bosque, pero hoy lo he visto, he visto el mundo, y he visto a las personas que han estado ahí siempre, aunque yo no las viese. Esas personas han estado ahí y ahora que las he visto, alguna que otra quizás se haya cansado de esperar, de esperar a que cambiase de enfoque, de esperar a que me quitase esa estúpida venda de los ojos, y ya me la he quitado, nunca lo he dicho tan en serio, pero quizás sea tarde, quizás esa persona que ha estado a mi lado a pesar de todo, esa persona que se que debí de haber cuidado, quizás se haya marchado para no volver, quizás se haya cansado de esperar...Una cosa sí tengo clara, me arrepiento de ello, como del noventa porciento de las cosas que hago, pero se que no me volverá a pasar.
No os voy a mentir, porque sí, Él será esa hoja especial que forma parte de ese tupido bosque, esa hoja que resalta, esa hoja que podría ser igual que las demás pero no lo es, para mí nunca lo será. Pero ahora veo a otras hojas, otras plantas, más cosas y ¿sabeis qué? Que el resto del bosque es precioso, y que creo que seré capaz de sacrificar esa hojita perfecta y bonita, por la enorme variedad de hojas que hay en el bosque, sé que ninguna será igual que esa, pero segur que hay millones más por las que también merece la pena escribir, porque ya era hora de que mi vida cambiase de protagonista. Ya le toca a los demás recibir mi atención, ya le toca a los demás ser el tema principal de mis conversaciones. Ya me toca a mi avanzar y salir de ese bucle en el que llevo viviéndo más de un año.

Sunday, December 11, 2011

I'd love to say "I hate you."

Me gustaría decir que esta es la última entrada que te dedico, pero probablemente no lo sea.  Me encantaría decir que te odio, que no quiero ni verte,  que eres lo peor que ha pasado por mi vida, pero estaría mintiendo. Me encantaría odiarte por hacerme sentir lo que me haces sentir, por haberme hecho llorar tantas veces, por hacer que mi corazón de un vuelco cada vez que te vea, por atarme incondicionalmente a ti. Me encantaría odiarte. Todo sería más fácil, pero me es imposible odiar a una persona que me ha dado tanto, aunque luego al irse me haya quitado casi la vida. Ojalá pudiese mirarte a la cara y decir, “me das igual.” Ojalá pudiese dejar que te partan la cara y yo poder cruzarme de brazos y reírme mientras lo hacen, pero sé que nunca lo permitiría, nunca permitiría que nadie te pusiese un dedo encima, nunca. Eso es lo que me diferencia de ti. Yo te amé un día, fuiste importante para mí, sin embargo, yo para ti nunca fui nada. Nada. Simplemente un número más para tu lista de conquistas, un nombre más, una anécdota más sin significado. Fui una más y aún sabiéndolo no te odio, no puedo. De verdad que desearía odiarte con todas mis fuerzas, odiarte con todo mi ser, pero lo único que puedo sentir es pena, lástima y una enorme gratitud. Lástima de que tú me hayas hecho sentir tanto sin darte cuenta, y de que tú no hayas sentido nada. Gratitud porque me hiciste sentir viva, me hiciste sentir especial. Quiero que sepas que lo siento, siento no haber podido llenarte, siento no haber podido enamorarte, siento haber sido una más, de verdad, lo siento.

Friday, December 9, 2011

It's harder than it looks.

Quizás tenía que pasar.

Quizás, pero desearía con todas mis fuerzas que no hubiese pasado. No sé si esto es obra del Destino, o del Diablo puñetero, el caso es que me han quitado una parte de mí. Me han dolido tantas cosas, pero ninguna como esta. De veras. Ninguna. Hubiese deseado un millón de cosas antes que esto, cualquier cosa. Mataría por volver a salir corriendo cuando te vea, a darte un abrazo y un beso en la mejilla, de hecho no sé como voy a hacer para no hacerlo, porque sé de sobra que habrá un impulso, un estímulo que haga que se forme una sonrisa en mi cara al verte, y que mis brazos empiecen a expandirse, pero también sé que me acordaré de lo que ha pasado y algo hará “click” dentro de mí y bajaré la mirada, la sonrisa se desvanecerá y cerraré los puños con fuerza para evitar que mis brazos te rodeen. No va a ser fácil, lo sé, porque nada de esto lo es para mí, no te creas, es más difícil de lo que nadie se imagina, porque tú eras parte de mi corazón, y todavía lo eres y te guste o no, siempre lo serás. No sé si has llorado por esta situación, si has llorado por mí, si algún día te importé, pero te puedo asegurar que yo no puedo evitar que me broten lágrimas en los ojos y que se me apague la voz al pensar en ti, en nuestra amistad, y al pensar en el hecho de que se ha terminado, de que todos los momentos junto a ti se han acabado. Se acabó, no más tardes juntas, no más risas juntas, no más ciegos juntas, no más complicidad, no más nada juntas, nada. Parece mentira para lo que hemos quedado… nada… todo el camino recorrido juntas para acabar en una palabra tan fea, tan vacía… nada… Me encantaría no haber sabido nada de esto, me encantaría haber vivido en la ignorancia creyendo que todo iba bien, me encantaría seguir pensando que tengo tres pilares que me soportan, que tengo a tres personas en las que confiar, que tengo tres pares de oídos para mí sola. Me encantaría más que nada en este mundo, créeme, daría lo que fuera por que todo volviese a ser como antes, porque he luchado por cosas a lo largo de mi vida, lo sabes, he llorado por muchas cosas en mi vida, me han dolido muchas cosas y he querido muchas cosas, pero te puedo asegurar que nunca, nunca he querido volver atrás en el tiempo tanto como esta vez, nunca he querido tanto hacer como si nada de esto hubiese pasado, nunca he deseado tanto despertarme y que sea otra vez día 20 de noviembre de 2011 y que todo esto haya sido una terrible pesadilla. Todavía, a veces tengo la esperanza por las mañanas cuando abro los ojos, de que todo vuelva a ser como antes, de que no tenga que estar triste hacia ti, porque lo que yo siento no es enfado, es más bien, decepción, tisteza y de que esto haya sido una pesadilla, de que nada de esto haya pasado. Dicen que se debe perdonar y olvidar, para poder seguir adelante, yo te he perdonado, pero no lo puedo olvidar. Ojalá pudiese olvidar, ojalá pudiese hacer como si nada de esto hubiese pasado, ojalá. Pero ha pasado. Esto es lo que hay. No pienses ni por un segundo que me gusta, porque créeme, no he odiado tanto algo como odio esta situación. Pero es lo que hay, y como siempre, tendré que hacerle frente, y como siempre me dolerá hacerlo.

Wednesday, December 7, 2011

LIES.

Lo peor de todo es que sé que es una mentira. Sé que me ha vuelto a mirar a los ojos por tercera vez, y me ha vuelto a mentir, lo sé, pero para mí es mucho más fácil creer lo contrario, para mí mente es mucho más fácil asimilar que todas las pruebas que indican a que te has estado riendo de mi, son mentira, pero creeme, no te voy a mentir, nada va a ser igual. Distancia, lo siento pero es lo que necesito, distancia de tí, de tus mentiras, y distancia es lo que voy a aplicar. Te dí mi confianza plena, te dí mi par de oídos, te dí la oportunidad de decirme la verdad, te dí la oportunidad de poder empezar de nuevo, te dí la oportunidad de demostrarme que eres mi amiga, te la dí, te dí mi corazón en mano una vez más y te dije, "haz lo que quieras con él" y tú lo volviste a tirar al suelo y lo volviste a pisotear. No te guardo rencor, no te tengo rabia, no te odio, por el contrario te quiero, te quiero mucho y por eso elijo el camino de la igenuidad, porque un sabio dijo "Hay dos maneras de ser feliz en esta vida, una es parecer idiota, y la otra serlo." Yo he decidido hacerme la idiota, pero no creas ni por un segundo que me has engañado, no creas ni por un segundo que no sé la verdad, la sé pero no quiero saberla, mi salud mental depende de ello, pero quiero que sepas que después de todo esto, después de todo, al final del día, te quiero, y que sepas que voy a estar ahí siempre, aún sabiendolo todo puedes contar conmigo, y te puedo asegurar que yo nunca te voy a mentir, y que yo siempre te voy a decir la verdad, aunque te duela, porque las mentiras a la larga duelen aún más, te lo digo por experiencia.

Monday, November 28, 2011

Another twenty-seven.

Y sí, el tiempo pasa pero yo permanezco en el punto de salida. No me muevo, mis pies están cementados al suelo, quiero seguir adelante pero me es imposible moverme, hago fuerza con las piernas, pero mis pies no me responden. Creéme, más que yo no quiere nadie dejar esto atrás, pero por más que lo intento no puedo. Porque hace un año hoy me hiciste sentir la persona más especial del universo, porque aún hoy recordandolo sonrío. Por mucho que haya pasado, nunca seré capaz de agradecerte ese momento, me hiciste sentir especial, algo que nadie nunca había logrado. Fuiste esa persona, esa persona que estuve buscando tanto tiempo, desde el primer momento lo supe, desde el primer momento en que crucé miradas contigo, supe que serías Él. Recuerdo cada momento, cada sonrisa, cada palabra, cada llamada, todo, y eso precisamente es lo que hace que sean tan complicado olvidar.Una parte de mi quiere seguir recordando, quiere seguir buscándote sin importarle el precio a pagar; pero hay otra parte que me empuja a querer salir adelante, otra parte que me hace ver que eres un vicio que me mata por dentro, que eres mi marca de heroína que me tiene enganchada por alguna extraña razón y que lo único que puedes llegar a aportarme es dolor. Sí he derramado muchas lágrimas, y sí quizás hay momentos en los que lo sigo haciendo, pero cada una de esas lágrimas contienen parte de mis sentimientos y cada una de esas lágrimas me ayudan a desechar parte de tu ser que se incustó tan adentro del mío. Yo no sé si llegué a conocerte, lo que sé es que lo que conocí, me basto para no querer conocer a nadie más, me mostraste ser una persona contraria a los comentarios de la gente, pero también me demostraste que eras justamente lo que me había advertido, pero te puedo asegurar que tú si que me has conocido a mi, que poca gente ha visto a la persona que tú has visto y que poca gente ha escuchado de mí lo que tú has escuchado. Sí contigo era yo misma, contigo mis complejos se hacían insignificantes, contigo todo se veía más claro, y ahora sin tí no es que vea todo oscuro, claro que no, tengo mucha luz a mi alrededor, tengo mucha gente que se preocupa por mi, pero esa precisa tonalidad, ese tono especial, ya no está. Sé que no leerás esto, sé que esto no sirve de nada, pero también sé que esto es necesario, es un paso más, yo lo necesito, necesito admitir todo lo que no he admitido en meses, necesito levantar temas tabús de los que no he podido hablar, debo nombrar todo lo que no he nombrado, porque decir que me da igual sería mentir demasiado y decir que no hecho de menos los hoyuelos en tus mejillas cuando te reías, y que no hecho de menos tu voz, sería algo parecido a la blasfemia, pero sé que volver a tener eso es imposible, es la negativas más rotunda que pueda existir. Porque tu sonrisa la última vez ya no era igual, tus palabras ya no eran las mismas y tú me demostraste no ser el mismo, y a ese Tú que ví por última vez, no deseo verle ni en pintura, prefiero quedarme con el recuerdo de unos Nosotros de antes, cuando ni tú ni yo éramos nada parecidos a ahora, cuando todo parecía más fácil. Sí, te dejé escapar, pero tú a mi también, el destino tenía otros planes para nosotros, pero aún así, un año después, el destino no ha querido dejarme olvidar. El tablón de mi día 11 era: Una foto de algo que odies, y en parte eso es lo que hago, porque lo que más odio es saber que te tuve entre mis brazos y que fuí tan tonta de dejarte escapar, pero eso no se puede fotografiar.

"Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate:
¡así no te querrán!"
-Gustavo Adolfo Bequer.


Another twenty-seven without you...

Sunday, November 27, 2011

One.

EN UN AÑO PUEDEN CAMBIAR MUCHO LAS COSAS. 
HAY OTRAS QUE NO CAMBIARÁN NUNCA.

Saturday, November 12, 2011

The taste of salt.

Miras al frente, sabiéndo que en cualquier momento las lágrimas que empañan tus ojos se desbordarán. Andas deprisa sin mirar atrás, buscando una salida, un escondite. Agacharías la mirada pero sabes que si lo haces las lágrimas se desbordarán y recorrerán tu mejillas, dejándo su rastro hasta que desaparezcan en el cuello y no lo puedes permitir, hay mucha gente, muchos testigos. La gente intenta pararte, pero los evitas, dedicándoles una falsa sonrisa y sigues tu camino, el pasillo se te hace eterno, miras hacia todos los lados posibles, buscándo tu escondite, tu sito donde puedes estar a solas contigo misma, para poder soltar esas lágrimas que no puedes retener más en tus ojos, esas lágrimas que están luchándo por salir. Agarras los libros fuertemente contra tu pecho, apretando los nudillos hasta que están blancos. Con forme te vas acercando más, las lágrimas ya no pueden conternerse más, y corres hasta llegar a tu escondite. En cuanto te sientas y cierras la amarillenta puerta un torrente de lágrimas invade tu cara, no puedes más, lo sueltas todo. Toda la rabia, la impotencia, todo lo que no puedes gritar, todo por lo que no puedes patalear y tirarte al suelo, lo sueltas através de esas pequeñas gotas de agua saladas. Algunas recorren toda tu cara hasta alcanzar tus labios, saboreas la sal, la acidez de ellas. Intentas permanecer lo más en silencio posible, pero no puedes evitar que algún suspiro escape de entre tus labios. Una vez que ya no puedes saborear más agua salada en tus labios abres la puerta, dejas los libros en el lavabo, te limpias cualquier evidencia que pueda probar lo que acaba de ocurrir, te miras al espejo y sonríes, pero tu sonrisa no termina de encajar con tu cara. Lo vuelves a intentar, esta vez sí, estás lista para convencer al mundo de que eres la persona más feliz y plena que hay. Al salir, miras la familiar puerta amarillenta una última vez y te despides, "Hasta la próxima."

Tuesday, November 1, 2011

Destiny is wise.

Si, lo reconozco, hay muchas veces que deseo con todas mis fuerzas que lo que pasó hubiese sido una pesadilla, despertarme y que no existas, que toda nuestra historia haya sido producto de mi imaginación, que tú no seas real y que todos los recuerdos tampoco, y que a las horas de despertarme lo haya olvidado todo y quede como un sueño más, sin importancia. De hecho, aún hoy veo extraño que entre nosotros hubiese tanta complicidad, de hecho de me hace dificil imaginarnos tan próximos el uno al otro, tan compenetrados, no, simplemente ya no lo veo. Es cierto que aún cada segundo contigo lo llevo conmigo, si, porque no es algo que sea fácil de olvidar, hay cosas que me recuerdan a tí, a nosotros, o simplemente a ese periodo de tiempo, que siempre lo consideraré una etapa feliz, etapa pasada, pero feliz. Nadie a conocido a la persona que tú conociste, porque sí, contigo yo era distinta que con los demás, tú me hacías cambiar, nadie conoce la parte de mi que tú conociste, y nadie la conocerá. Otros verán otra parte de mi, pero no esa, esa te pertenece. Muchas veces me imagino qué hubiese pasado si no te hubiese conocido, no hubiese vivido esa etapa feliz, pero de esa etapa feliz han derivado otras millones de etapas tristes, grises, que me dan miedo hasta recordar.
Ayer me miré al espejo y me pedí consejo, me dije, ¿te mereció la pena? ¿Te mereció la pena todo el sufrimiento por tener ese mes perfecto? ¿Te ha merecido la pena tirar un año a la basura? No dudé ni un segundo, sí, me mereció la pena. Me mereció la pena haber llorado, haber gritado, haber perdido el tiempo, porque todo merecía la pena con tal de tener un segundo más contigo, si, es cierto, porque por primera vez supe lo que es querer a alguién, y eso es algo por lo que te tengo que dar las gracias. ¿Ahora? Ahora que sé que todo me mereció la pena, ahora que sé que todas mis lágrimas, para mí, sirvieron de algo, saber que eso me enseñó, que me hizo crecer, me reconforta. Lo admito, te quise, y por primera vez he podido escribirlo en pasado, te quise, te quise muchísimo, más de lo que tú ni nadie nunca sabrá y ahora, ahora tengo otras prioridades, el destino tiene un plan tremendo para mí, lo sé, porque ya he pagado por todos mis errores, asi que el karma me debe una historia feliz, y no, tú hace tiempo que no formas parte de ella, de hecho hace tiempo que no formas parte ni de una historia ficticia conmigo, hace tiempo que establecí el tiempo pretérito a todo en cuanto a tí se refiere.

Sunday, October 16, 2011

Then I wake up and realize, this is real life.

¿No os ha pasado ninguna vez que estais viviendo un sueño realmente vívido que por un momento olvidas la realidad y por muy subrealista que sea la situación, crees con todas tus fuerzas que es real? Seguro que os ha pasado, seguro que a veces el sueño era tan precioso que os habeis levantado con lágrimas en los ojos, recordándo con nostalgia lo bueno que hubiese sido que fuera real. A veces el sueño es tan real que pongo en duda qué es realmente la realidad y cual es el sueño, y cuando establezco cual es cual me pregunto qué hubiese pasado si hubiese estado unos minutos más soñando en la cama, qué hubiese pasado si me hubiesen dejado seguir durmiendo, si ese sueño se hubiese prolongado mucho más, ¿se hubiese estropeado y se hubiese convertido en algo parecido a mi realidad o hubiese seguido todo perfectamente bien como hasta el momento? ¿Podría ese maravilloso mundo paralelo convertirse de un sueño a una pesadilla?

Thursday, October 13, 2011

You can't bandage the damage.

                        
It's probably what's best for you, I only want the best for you and if I'm not the best then you're stuck. I tried to sever ties and I ended up with wounds to bind, like you're pouring salt in my cuts, I just ran out of band-aids, I don't even know where to start 'cause you can't bandage the damage, you never really can fix a heart.Even though I know what's wrong, how could I be so sure if you never say what you feel? I must've held your hand so tight you didn't have the will to fight, I guess I needed more time to heal. I just ran out of band-aids, I don't even know where to start 'cause you can't bandage the damage, you never really can fix a heart.
You never really can fix my heart.

Nunca se puede realmente arreglar un corazón, nunca se puede realmente arreglar mi corazón.

Wednesday, October 12, 2011

Now that I'm thinking sober.

Ahora que estoy sobria veo todo lo que ha pasado, las luces anoche me intimidaban y esta mañana me he levantado sabiendo que yo ya no era la misma yo de hace unos meses, que yo ya dejé de ser esa yo hace mucho tiempo. No sé quien soy ni en qué me he convertido, solo sé que no quiero ser la persona que soy, que en este mismo instante daría todo lo que fuese por poder cambiarlo todo, porque decir que he hecho las cosas mal se queda corto, porque ya no puedo seguir poniendo excusas, ya no puedo seguir escondiéndome o intentando autoconvencerme de que yo no tengo la culpa de las cosas, porque estaría mintiéndome. Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, pero yo simplemente lo hago demasiadas veces y tengo que apechugar y dar la cara por todo, y tengo que madurar y aprender a corregir mis errores, o a que me den las hostias que haga falta por equivocarme. Dicen que la vida se aprende a base de golpes, yo lo he dicho muchas veces, pero es otra mentira más, creédme yo llevo muchos golpes y no he aprendido nada de ellos. Siempre  he pensado que algo he tenido que haber aprendido, pero no, debo admitir que no he aprendido nada, absolutamente nada, no sé por qué soy incapaz de hacerlo. Si alguien se tropieza y se cae, se hace un moratón que le duele y que mientras lo lleve probablemente no vuelva a tropezarse, si yo me tropiezo, me hago una brecha en la cabeza, me la coserían, la llevaría en la frente durante semanas, me la vería todos los días y aún así sé que estaría pensado: Alomejor si hubiese puesto el pie bien... Si me hubiese apretado los zapatos no me hubiese caído.
He puesto tantas veces un punto y final a las cosas, he dicho tantas veces que basta, he dicho tantas veces que no me voy a tropezar, pero ¿sabeís qué? Ya estoy harta, no os voy a engañar, ¿para qué? Sería engañarme a mi misma una vez más y estoy harta de hacerlo, si que voy a intentar que esto sea una y no más y si voy a intentar no tropezarme más, pero si me tropiezo, si me caigo, si me equivoco una vez más es que realmente no aprendo nada, es que realmente no tengo esa capacidad, y sin esa capacidad me será imposible vivir, para qué seguir intentándolo siquiera, ¿no?

Saturday, October 1, 2011

Stop.

Ya, está decidido. No puedo seguir así, esto no me lleva a ninguna parte, esto se ha terminado. Punto y final, ya está, se terminó. Este tema queda declarado tema taboo, está claro que intentando hablar de ello, intentando sacarlo todo fuera no me está funcionando, quizás es mejor enterrarlo todo, guardármelo todo a mis adentros, porque si nadie lo oye, es posible que no sea así. Esta es mi última medida, esto tiene que funcionar, estoy cruzando los límites de la penosidad y me niego a seguir por ahí, siempre me dicen que me infravaloro, pero lo siento, esta vez tengo que decir que valgo demasiado, valgo demasiado para estar viviendo esta situción, valgo demasiado para tí, y es ya hora de que alguién me valore, y me quiera como soy. Adiós.

IMPOTENCIA.


¿Cúando? ¿Cuándo dejé de llevar el timón de mis propios sentimientos, de mis propios pensamientos? ¿Cuándo? Yo, yo que presumo de independencia, de no tener, ni querer ataduras, yo que me creo tan fuerte, cuándo dejé de tener control sobre mí misma? ¿Por qué si no quiero pensar en tí, no puedo dejar de hacerlo? ¿Por qué si quiero ser indiferente a tus actos se me hace un hueco en el pecho cada vez que te menciono? ¿Por qué si quiera dedico un segundo de mi vida a tí, si ni siquiera te acuerdas de mi existencia? ¿Por qué recibes mi atención todos los días, si no te la mereces? ¿Por qué? ¿Por qué me hiciste esto? ¿Qué te he hecho para merecer esto? Esto es peor que cualquier castigo, no puedo controlarme, no puedo controlar lo que digo, no puedo controlar mis lágrimas, no soy independiente, hace tiempo que dependo de tí, pero siento una verdadera IMPOTENCIA al no poder cambiar eso, porque creéme que si fuese por mí tu hace tiempo que hubieses volado de mi mente, hace tiempo que te hubiese dejado atrás, porque debería de darme igual todo lo relacionado contigo, ni siquiera repugnancia, simplemente indiferencia porque, "cada minuto de tu vida que pases pensando en lo que pudo ser y nunca será, cada microsegundo que pases llorando en tu miseria por algo que no tiene arreglo, algo que está ya demasiado roto como para arrreglar, son sesenta segundos de tu vida que nunca, nunca jamás recuperarás" Son mis propias palabras y ni yo me las creo. ¿Por que después de tanto tiempo no he sido capaz de pasar página? Me siento impotente, y ya no sé qué hacer, no sé cómo voy a poder seguir.

Monday, September 26, 2011

It wasn't a mistake.

Tengo una mala noticia, no fue de casualidad, yo quería que nos pasara y tú, lo dejaste pasar no quiero que me perdones y no me pidas perdón, no me niegues que me buscaste y nada, nada de esto, nada de esto fue un error. Los errores no se eligen para bien o para mal, no fallé cuando viniste, y tú, y tú, no quisiste fallar.

-Coti.

Thursday, September 15, 2011

Where is the lust?


Llevo un tiempo sin poder escribir, sin poder escribir nada. Me siento delante de mi ordenador, abro la pantalla, empiezo pero no me salen las palabras. Es como un vacío, un vacío que no sé llenar. Intento pensar en qué es lo que me preocupa, en qué es lo que me hace feliz, pero las palabras simplemente no fluyen como antes, escribo y no me gusta el resultado.  Tal vez es que ya he escrito sobre todos los temas posibles, o tal vez algunas situaciones me superen hasta llegar al punto de saturarme, ¿estaré llegando a mi tope? ¿A mi fin? Escribir siempre me sirvió para desahogarme, para expresarme mejor; a mostrar mis sentimientos, sin miedos, sin fronteras. Soy yo misma y mi ordenador, nada más, nada me impide decir todo lo que quiera, no tengo por qué medir mis palabras, todo fluye. Tengo miedo, miedo a que esto se acabe a que llegue el día en el que no tenga nada que escribir, más bien, que llegue el día en el que tenga mucho que escribir pero no tenga palabras para hacerlo. 

Can you get back your innocence?

Quiero volver a ser esa niña. Esa niña inocente que no sabía nada del mundo, esa niña que se pasaba horas dibujando en su cuarto, que se leía los libros en lo que tarda uno en comerse una bolsa de pipas. Quiero volver a ser esa niña que se pasaba el día soñando en la perfecta historia de amor, con el perfecto príncipe azul que la sacara de toda esta pesadilla. Esa niña que por las noches no se separaba de sus ositos de peluche y la que dormía con la ventana abierta por si por alguna casualidad el chico de sus sueños entraba en plena noche y se la llevaba de allí. Esa niña que nunca se separaba de su madre, esa niña que cada vez que la llevaban al cine era la niña más feliz del mundo. La niña cuya única preocupación era llevar los deberes hechos a clase o si el chico que le gustaba la miraba o le hablaba en clase. Esa niña soñaba con cosas grandes, su imaginación no tenía límite, soñaba con muchas cosas pero la principal era, salir de aquí, no le importaba dejarlo todo y marcharse, no buscaba ataduras, nunca tuvo mejores amigas, ni si quiera un grupo de amigas, todo por miedo a querer quedarse. ¿Qué le pasó a esa niña? ¿Dónde está? Aquí no queda ni rastro de ella, me miro al espejo y no hay nada que afirme que esa niña existiera. Todos sabemos lo que le pasó, creció, se estampó con la realidad de morros, se dio cuenta que los príncipes azules no entran por tu ventana en plena noche, y que las historias de amor no son bonitas, aprendió a base de golpes a no fiarse, ni querer a nadie, dejó los libros porque cuando terminaba de leer una historia se daba cuenta de cómo era su vida y se entristecía más, empezó a encerrarse en su habitación porque su madre ya no la podía proteger de las cosas que le hacían daño y poco a poco fue distanciándose de sus padres, por no querer pagar con ellos toda la rabia que llevaba dentro. Todos sus sueños, sus planes de futuro se vieron afectados por el factor realidad y vio que eran eso, solo sueños que nunca será capaz de cumplir y simplemente dejó de soñar hasta aprender a conformarse con lo que la vida trajese. Y ahora solo me queda recordar a esa niña con añoranza, porque nunca volverá.

Sunday, September 4, 2011

One second.

En un segundo todo puede cambiar, en un segundo todo tu mundo puede acabar en millones de pedacitos pequeños, y lo peor es que eres tú misma la que va troceando lentamente cada parte de tu vida, eres tú misma la que tira las piedras contra tu propio tejado. No hay mayor enemigo que uno mismo, somos tan impredecibles, somos tan débiles, tan sumamente imperfectos, que en cualquier momento nos podemos traicionar, en cualquier momento las piezas que forman el puzzle que compone nuestra vida desaparecen y lo peor es que las estás escondiendo tú. No, no se puede dar marcha atrás, no se puede cambiar algo que ha pasado, eso forma parte de nuestra vida, de nuestra historia, nos guste o no. Sin embargo se puede rectificar, se puede mirar atrás y no estar conforme con tus actos, se puede pedir una segunda oportunidad, porque nadie está libre de pecado y el que lo esté que lance la primera piedra. Tendemos a hablar antes de pensar, a actuar antes de reflexionar lo cual muchas veces nos suele inducir a error; tendemos a dar las cosas por sentado y hasta que no sientes que las estas perdiendo no te das cuenta de lo insignificante que queda todo sin ellas. Si, las personas nos equivocamos, y si, forma parte de nuestra vida nos guste o no, de los errores se aprende,  y yo he aprendido que sin ti no puedo vivir, que si no es tu voz la que escucho al otro lado del teléfono no me merece la pena cogerlo, que quiero pasar los días y las noches contigo, porque tú consigues hacer algo que no consigue nadie más, consigues hacerme feliz.

Wednesday, August 17, 2011

It only takes three days.

Dicen qué de vez en cuando, el universo se pone patas arriba. Dicen que dura tres días patas arriba y tarda tres días en volver a su estado original, ¿que qué pasa cuándo se pone patas arriba? Los gatos no empiezan a hablar, los muriélagos no empiezan a volar en pleno día, los perros no empiezan a dar vueltas sobre sí mismos, no, es un proceso interno, tu universo se pone patas arriba, cambias tu forma de ver la vida, le das otra perspectiva a las cosas; algo que siempre te pareció ridículo puede que te parezca la cosa más normal, algo irracional, puede tener todo el sentido del mundo, alguien que te importaba, puede perder todo su apego. Creereis que estoy loca, que no tiene sentido lo que estoy diciendo, ¿perder el control de tus sentimientos? ¡Una locura! Puede ¿quién sabe? Mi universo se puso patas arriba hace un tiempo; mi vista se nublaba contínuamente, sentía cosas que carecían de sentido, incluso llegué a tenerle apego a una persona que no cesaba de dañarme. Todos mis principios se fueron al traste, todo lo que seguía a rajatabla, las bases fundamentales de mi vida, todo, desapareció de mi punto de mira, solo me importaba una cosa, y esa cosa podía con todo. No, no duró tres días, pero si tardó tres días en volver todo a cómo estaba antes. Seguro que en algún momento de vuestra vida, vuestro universo se pondrá patas arriba, seguro que perdereís el norte y hareis cosas que nunca esperabais hacer, sólo entonces sabreis de lo que hablo, sólo entonces pensareis que no estoy loca.

Tuesday, August 2, 2011

The best revenge is looking good.

¿Y qué si es él el motor de mi vida? Qué pasa, solo porque yo no sea el suyo no quiere decir que él no pueda ser el mío. Él es una razón más por la que levantarme por las mañanas y mirarme al espejo y sonreír, él es la razón por la cual cuándo salgo me arreglo más que nunca y por la cual no me acerco ni al chocolate ni a los helados ni a cualquier comida que contenga calorías demás. Por él dejé todos mis malos vicios, y sé que no cambiará nada, que nada de lo que yo haga para mejorar va a cambiar lo que ha pasado entre nosotros, nada lo puede cambiar, nada lo puede arreglar. Lo nuestro dejó de tratarse de cosas superficiales, pero aún así, él me  impulsa a intentar estar más guapa, a parecer más feliz, a sonreír y reír más veces de la cuenta, hace que me haga millones de fotos con mis amigos, pasándomelo bien, esperando que las vea; hace que quiera superarme cada día más ¿que por qué?
Porque dicen que la mejor venganza es estar mejor que nunca.

Saturday, July 23, 2011

Strength.


Por fin. Por fin solté el aire y lo tomé de nuevo. No, no te he olvidado, y no, sé que no habrá nadie como tú, que todo lo que me gusta de ti no lo va a tener nadie más, pero por fin he visto que hay más mundo que tu mirada y que tu risa. Todavía no he conseguido mi meta, pero siento que cada vez estoy más cerca, a pasitos de bebé pero poco a poco. Sé que puedo con esto, sé que puedo levantarme con la cabeza bien alta y mirar tus ojos y escuchar tu voz sin derrumbarme. Cada vez pienso menos en lo que fuimos y lo que nunca más seremos, aunque en mi memoria guardo cada microsegundo que pasamos juntos, cada palabra, cada suspiro, pero eso ya no importa, eso quedó en el pasado. Cada vez estoy más cerca, cada vez estoy más cerca de desintoxicarme de tu presencia, de quitarme esta adicción fuerte a la que me enganché sin saberlo, ya he pasado tres días de mono, ahora todo va a ser más fácil, ya no vas a poder conmigo, ya soy más fuerte que tú y tus ojos marrones.

Thursday, July 21, 2011

Dear me.


¿No eras tú la que decía que vivir era tomar riesgos, y que tomar riesgos implicaba equivocarse? Estoy segura de que eras tú, osea, yo, ¿qué te pasa? ¿Por qué ahora que has tomado riesgos y te has equivocado, ahora que has arriesgado y has perdido, por qué ahora te cuesta tanto admitir la derrota? En la vida se aprende a base errores, ¿no? Eso decías, osea, decía. ¿Por qué no puedes olvidarte? ¿Por qué no puedes, osea, puedo pasar página? ¿Por qué te encierras en tu habitación sin querer saber nada del mundo? ¿Por qué te dejas derrumbar, osea, por qué dejas que me derrumbe de esa manera?
Si, es cierto que era yo la que decía que el camino era rocoso y lleno de altibajos, era yo la que decía que en la vida se aprende a base de golpes, que siempre se debe pasar página y no mirar atrás; pero eso no quita que me tropiece con las rocas que hay en el camino, eso no quita que en los bajones esté mal, eso no quita que los golpes duelan, eso no quita que hay paginas que se puedan pegar y eso no quita que el pasado a veces vuelva a ti. Todo eso, duele y te derrumba, pero pasará porque, como he dicho, osea, has dicho muchas veces, el tiempo, si algo hace es olvidar.

Tuesday, July 19, 2011

Friday Night.


Te miras una vez más al espejo. Te retocas ese mechón de pelo que está fuera de su sitio y le sonríes al espejo, estás perfecta y lo sabes. Miras el reloj, deseando que sea la hora, pero todavía queda mucho, empiezas a pasearte de lado a lado deseando que los minutos vuelen. Te montas en el coche y conforme te vas acercando notas como el corazón se choca contra las costillas. Te muerdes las uñas pero recuerdas que te las acabas de pintar y la pierna empieza a temblarte. Estás en la puerta y hay mucha gente, de nuevo buscas ese mechón de pelo que siempre se escapa de su sitio y te aseguras de que está dónde debe de estar. Estás decidida a entrar, con la oscuridad no distingues a la gente, ves algunas caras conocidas, pero no la cara que buscas, no la cara por la que llevas una hora arreglándote y por la que tu corazón palpita a mil por segundo. Las manos te sudan y te pones nerviosa; miras hacia todas las direcciones posibles, buscas entre los grupos de gente, buscas esa cara, buscas esa voz, esa risa y de repente la encuentras. Una sensación te invade el estómago, no son como mariposas, es como angustia, la cabeza te da vueltas y lo único que quieres hacer es acercarte. Coges aire y sigues tu camino, intentando hacerte notar, que se fije en tu presencia, empiezas a ver a las chicas de tu alrededor, más guapas, con mejor pelo o mejor ropa que tú y lo que antes te parecía la perfección en el espejo no llega a mediocridad, ¿y si se fija en ellas antes que en mí? De nuevo intentas convencerte de que vas preciosa, pero ya no causa el mismo efecto. Ves a gente conocida y te paras a saludar, pero realmente estás pensando en dónde estará esa persona, esa persona que hace que tus diez centímetros de tacón merezcan la pena. La noche va transcurriendo, vas por la tercera copa y el quinto cigarrillo, estás por darte por vencida, una angustia vital invade tu cuerpo, solo quieres correr, salir de allí y meterte en tu cama; te preguntas por qué estás allí y te das cuenta de lo patética que eres; todos tus esfuerzos en reencarnar la perfección para nada. En ese momento, las luces, el agobio, la gente, el calor, te sobran; estás dispuesta a salir, cuando esos ojos marrones encuentran los tuyos, ves como tu sonrisa  favorita se va dibujando en su cara y cómo otra se forma en la tuya; le giñas el ojo. En ese momento todo tu esfuerzo merece la pena, porque de entre todas las chicas que hay, te ha elegido a ti, una vez más. Sales fuera y sientes como él te sigue, no necesitas nada más; la euforia del momento te invade, quieres abrazarle, tocarle, besarle, todo a la vez, quieres quererle más que nunca. Estáis solos, en ese momento te da igual que el cielo se junte con la tierra, nada más que existís él y tú y no necesitas nada más.

Can’t you hear my silenced shouts?


¿Has probado alguna vez a gritar en silencio? No es muy complicado, yo lo llevo haciendo mucho teimpo. Grito tan en silencio que ni yo misma me oigo, hace poco que me senté para intentar escuchar lo que decía, y me di cuenta de que eran gritos enfurecidos, un cúmulo de sentimientos que luchaban en mi interior y que yo misma, por no hacerme daño había silenciado. Sentimientos que yo misma había negado millones de veces, sentimientos que nunca pensaría que llegase a sentir más. Tanto tiempo los estuve negando que fueron subiendo de volumen, pero aún así seguían en silencio. Escúchate, hay veces que hasta tú mismo te sorprenderás de lo que puedes sentir, escucha tus gritos silenciados, no dejes que sigan gritando en silencio, si no cuando alguien los oiga gritarán tan fuerte que no podrás oír nada más.

Followers