Monday, July 15, 2013

Y todo se acaba

Una vez más, todo se acaba y estoy cansada de ello, por eso, creo que es la ultima vez que me atreveré a empezar algo. Algunas personas no estamos hechas para compartir nuestra vida con nadie. La soledad no es tan mala como la pintan, creedme, no hay nada triste en estar solo, siempre es mejor que estar mal acompañado.

Sunday, June 16, 2013

It's freedom, he's freedom

Es otro tipo de sonrisa, una que ha estado todo este tiempo a mi lado, esperando pacientemente a que por fin decidiese superarte y superarme poco a poco, y es que desde que le conozco, por una vez siento que soy más que suficiente para alguien, por una vez no tengo que esforzarme, puedo estar relajada, tranquilamente compartiendo la cama sin necesitar ninguna ropa que me cubra, no siento vergüenza acerca de mi misma, ni de mi cuerpo, puedo estar tranquila porque sé que siendo exactamente como soy valgo más de lo que tú me mostraste, y ¿sabes qué? Soy feliz cuando me veo reflejada en esos ojos azules, completamente feliz, tan feliz que ya casi ni recuerdo todo lo que vino antes que esto. Me da un miedo atroz, pero es demasiado bueno como para no dejarse llevar, ¿no crees? Quizás este sea mi golpe de suerte.

Thursday, June 13, 2013

If I don't love you anymore, then what?

Ha sido un pensamiento esporádico, una de las millones de preguntas estúpidas que me hago al cabo del día y es que, si ya no te quiero a ti, entonces qué?

Saturday, June 1, 2013

I miss missing you.

"Y sí, el tiempo pasa y yo sigo en el punto de salida." Y el tiempo siguió pasando, y las cosas empezaron a cambiar, empezamos a avanzar y ahora, ahora las cosas son tan distintas que hasta me hace gracia. Si dijera que te voy a echar de menos, mantiría, y es que ahora mismo solo puedo decirte que echo de menos echarte de menos, pequeño. Una pena que una vez que las cosas cambian, nunca vuelvan a ser iguales, porque hay veces que te juro que echo de menos esa rabia que me daba no poder tenerte, ese estrangulamiento en las cuerdas vocales cuando te veía, ese irremediable nerviosismo al escucharte hablar cerca mía. Echo de menos quererte de la manera tan dramática y desorbitada en la que te quería, dond cada palabra era un mundo, y lo único que podía conmigo eran tus largos silencios. Echo de menos esa inexplicable y estúpida química que teníamos y la capacidad de mantener conversaciones durante horas sin cansarnos. Echo de menos mi mundo irreal en el que todas mi preocupaciones emanaban de ti... La vida era mucho más fácil cuando eras el foco de mis problemas, ahora echo de menos todos esos sentimientos horribles que hace no mucho echaba de más; y es que la vida real es mucho más dura que un romance exagerado en la cabeza de una adolescente, las preocupaciones que me invaden ahora son mucho más complicadas de resolver y me provocan muchos más dolores de cabeza.
Miro a mi pulgar,  girándolo de lado a lado, observándolo. Sigue siendo ridículamente enano, mi mano, de hecho, no ha cambiado desde que tengo cinco años y por tanto, mi pulgar sigue sin cubrir la luna por completo, pero es que creo que ya no me interesa para nada alzar mi pulgar para cubrirla y créeme que eso, eso me provoca más miedo del que debería.

Wednesday, May 22, 2013

And so it was you all along.

Seguro que alguna vez os habéis sumergido bocarriba bajo el agua, habéis mirado al cielo através de ella, y habéis visto como todo se desdibuja ante vosotros, como el sol parece danzar de izquierda a derecha al ritmo de las olas, solo oyes como el agua tampona tus oidos y te balancea consigo, como si te estuviera acunando. Cuando voy sola a la playa es lo único que me gusta hacer, deslizarme entre los pliegues de las olas y mirar al cielo los escasos segundos que me permiten los ojos antes de que se saturen con la sal del mar, son segundos que para mí se alargan hasta que cierro los ojos y me sigo dejando balancear por las olas. Me doy cuenta que todos mis momentos de reflexión los comparto con el mar, y no me había parado a pensar en lo dependiente a él que soy. Él ha sido mi mayor consejero, el mejor de mis amigos; me ha sabido escuchar y ha camuflado cada lágrima entre sus salados brazos. Me ha enseñado el camino muchas veces, y ha dicho tanto sin usar ni una palabra.
Gran amigo, te voy a echar tanto de menos, tantos años compartiendo penas, siendo compañeros de nostalgias y de tragedias adolescentes, tantos secretos me guardas y tan fiel que me has sido, y jamás te dediqué ni una palabra. Me equivoqué, estaba tremendamente equivocada acerca de mi gran amor, le he estado escribiendo a quien no le correspondía y es que eres tú, eres tú mi musa, y por más que odie tremendamente estar aquí y por más que quiera coger las maletas, largarme y por fin ser quién yo quiero ser, sé que me harás volver, sé que siempre te guardaré muy cerca de mí y que más de una noche lloraré desalmadamente al no poder plantarme al lado tuya y desahogarme hasta quedarme vacía, y tu me llenes con tu majestuosidad, como de costumbre. Querido amigo, compañero de experiencias, mentor, tú has conseguido que no vea un futuro sin tu olor, sin tu color, y eso es merecedor de una reverencia. Pero no te preocupes sé a ciencia cierta que aún nos queda una larga trayectoria juntos, un largo"hasta pronto", tres meses para despedirnos y ajustar cuentas de todo lo que te debo.

Tuesday, April 23, 2013

Maybe it's part of growing up, or maybe I'm just tired of being unhappy.

¿Sabéis? Hay algo sobre los cuartos desordenados, los coches destartalados, el pelo alborotado, la ropa rasgada y las camas deshechas que me fascina. No creo realmente que tengan ningún encanto en especial, simplemente hay algo sobre todas esas cosas que me hace pensar que la persona que las lleva no tiene aún su vida resuelta, que aún no sabe qué esperar de toda esta contínua incertidumbre a la que todos llamamos vida, y eso, extrañamente, me gusta. Llevo tanto tiempo quejándome sobre el desastre de vida que llevo, que jamás me había parado a pensar en la belleza de todo ello, de ir forjando tu camino paso a paso sin saber qué te esperará mañana, ni qué consecuencias tendrán tus actos, simplemente vivir día a día, desordenando lo que otros ordenan, pisando fuerte y sin cuidado de no mancharte. Siempre, desde pequeña, me decían que era un completo desastre, hasta que un día unos pequeños y envejecidos ojos miopes, me miraron bajo un ceño fruncido y exclamaron: "¿Es que no te das cuenta? Una mente ordenada puede aparentar ser muy práctica, pero una mente desordenada, es la mente de un artista, es una mente que produce tantas ideas que jamás podrán ser ordenadas."  No sé, llamádlo conformismo, pero el caso es que he aprendido a encontrar la belleza en todo el caos y desorden que me rodea, he aprendido a aceptar la mayoría de errores y sigo esperando que llegue el día en que me levante y los haya aceptado todos, porque sé que ese día llegará. A lo mejor esto se experimenta como parte de un aprendizaje, como parte del proceso de crecer, o quizás es que simplemente me haya cansado de ser infeliz, y por ello he decidido encontrar un orden dentro de todo este caos y por eso voy a seguir sin hacer la cama por las mañanas, porque según como lo mires esa puede ser mi rutina, mi orden diario.

Sunday, April 14, 2013

Reality, once again.

Increíblemente, esta noche he vuelto a soñar contigo después de tanto tiempo. Verdaderamente me ha pillado de improvisto, hasta yo misma me he sorprendido, hace mucho que no te paseas por mis pensamientos y de pronto, como solo tú sabes hacerlo, apareces de nuevo de la nada. El sueño era tan real y a la vez tan irreal e imposible. El lugar y la situación eran totalmente absurdos, pero tu cara era tan real, tu gesto, eras tan... tú. Me acercaba, te tocaba y no había duda, eras tú otra jodida vez y de nuevo el corazón se me encogió como no se me había encogido desde que decidí que ya no me importabas. Y entonces, estiré la mano y te toqué una vez más, mientras me soltabas una tontería de esas sin sentido que acostumbras a soltar para hacerme rabiar y te reías, esperando mi manotazo y algún insulto, como de costumbre, pero yo solo te miraba tristemente y tu cara derrepente se convirtió en un gran signo de interrogación, después te acercabas, como te has acercado tantas veces y me mirabas como nunca me has mirado, y fue justo cuando caí en la cuenta de que eras solo un sueño más, aunque eso no fuera motivo suficiente para provocar mis ganas de hacer que terminara. Al abrir los ojos esta mañana, todo era demasiado confuso, pero entre vuelta y vuelta al café caliente, que me estaba naueseando, el dolor irremediable de cabeza tras una larga noche de tragos de ron de garrafón y el insoportable dolor de pies, me recordaron que eso solo había sido un sueño sin importancia alguna, que vivimos vidas totalmente paralelas desde hace mucho tiempo, que tú y yo hace mucho que no tenemos nada que ver el uno con el otro. Le dí un trago al café humeante y descrucé los pies de encima de la silla para dejarlos tocar el suelo. La cafeína y su increíble poder para ponerte los pies sobre la tierra.

Followers